#Correr

Un paseo por la historia con las suelas de Continental

Suelas de caucho fabricadas por Continental 

Es posible que seamos más conocidos como uno de los principales fabricantes de llantas del mundo, pero nuestros 150 años de historia están llenos de numerosos de productos innovadores. La Continental Caoutchouc & Gutta-Percha Company se fundó en 1871, 15 años antes de que se fabricara el primer automóvil. En ese momento, el uso industrial del caucho todavía estaba en su infancia. A medida que la lista de aplicaciones iba creciendo día a día, los ingenieros de Continental desarrollaban al compás nuevos compuestos de caucho para encontrar la mejor fórmula para cada una de ellas. En los primeros días de nuestra marca, producíamos una amplia selección de productos de caucho natural, desde impermeables y bolsas de agua caliente hasta llantas macizos para bicicletas y carruajes. Según llegaba a su fin el siglo XIX, nuestros expertos en materiales centraron su atención en algo nuevo: el calzado.

Los zapatos entran en la Edad Moderna

A finales del siglo XIX, muchas personas empezaban a descubrir el moderno concepto de tiempo libre, que incluía viajes al mar, paseos por el campo y partidos de tenis. A medida que se entregaban a más actividades recreativas, se percataron de algo importante: las pesadas botas de trabajo o los zapatos de vestir con suela de cuero, calzado dominante en ese momento, no estaban a la altura de esas necesidades lúdicas. Necesitaban algo más ligero, más flexible y con mejor agarre.

La respuesta, por supuesto, fue el caucho. Y como uno de los principales expertos mundiales en este material, Continental pronto comenzó a suministrar a los zapateros y talleres de reparación de calzado esta nueva e innovadora solución para el calzado. El caucho es más duradero, adherente, impermeable y liviano que el cuero, por lo que es perfecto para la ropa informal de principios del siglo XX.

 

Los primeros zapatos con suela de caucho constaban generalmente de una parte superior de lona pegada a una suela de unos ocho milímetros de grosor. En el Reino Unido, se conocieron como ‘plimsolls’ porque las franjas horizontales de colores que unían la suela a la parte superior recordaban a la línea de francobordo del casco de los barcos (en inglés plimsoll). Y, al igual que un barco, si el agua se elevase por encima de la línea, el usuario se mojaría. En los Estados Unidos, mientras, recibieron el nombre de ‘sneakers’, ya que permitían a los usuarios acercarse sigilosamente a las personas de manera silenciosa y ágil (en inglés, sneak significa sigilo).

Con el paso del tiempo, las tecnologías del caucho se perfeccionaron aún más y Continental continuó diversificando su gama de productos. Pronto hubo soluciones para todas las situaciones posibles, desde suelas resistentes para los trabajadores de la construcción hasta tacones que impedían las salpicaduras de agua que ensuciaban las perneras de los pantalones. Al mismo tiempo, la compañía lograba avances similares en el desarrollo de llantas, por lo que su oferta también crecía y se diversificaba. En las décadas de 1920 y 1930, los zapatos deportivos con suela de caucho estaban despegando y marcas como Converse, Keds, Reebok y los hermanos Dassler (que más tarde fundarían adidas y Puma) se convirtieron en nombres familiares. Si bien Continental se centró cada vez más en la producción de llantas para el sector del automóvil que estaba en pleno auge, continuó dedicando esta experiencia al calzado de última generación.

 

Volver a nuestros orígenes de caucho con adidas

Zapatillas de running adidas Ultraboost 21 con suela de caucho Continental

En los años de posguerra, la venta de automóviles se disparó en todo el mundo. Para satisfacer esta creciente demanda, Continental dedicó cada vez más tiempo a su actividad principal de fabricar llantas y, finalmente, paró la producción de suelas de zapatos a fines de los años 90.

Todo esto cambió en 2007. En ese momento, adidas buscaba un socio experto en la industria del caucho. Su objetivo era mejorar el agarre de sus zapatillas de running outdoor, para optimizar el rendimiento y aumentar la seguridad. Las llantas y las suelas de los zapatos tienen mucho en común. Al igual que las llantas de un automóvil, las suelas para calzado activo deben soportar cargas muy elevadas, diferentes superficies y variadas condiciones meteorológicas. También deben soportar temperaturas que oscilan entre los -20 °C y los 40 °C. Ante estos desafíos, el caucho y el diseño del dibujo son esenciales para el rendimiento del producto, ya sea una llanta o la suela de un zapato.

Entonces comenzamos a experimentar juntos. Nuestros ingenieros disfrutaron con la oportunidad de volver a conectarse con la tradición y aplicar su experiencia a un área diferente. Pero el regreso al negocio del calzado también planteó muchos nuevos retos. Las suelas no solo deben adherirse firmemente a la parte superior, sino que deben sortear con seguridad numerosas clases de superficies, desde césped o arena, hasta madera o baldosas. Los procesos de producción de llantas y de zapatos también requieren equipos totalmente diferentes.

Nuestros esfuerzos iniciales implicaron el uso de un compuesto de caucho utilizado para llantas de moto para condiciones de humedad. Pero esto resultó demasiado efectivo: produjo un zapato con tanto agarre que ¡casi podía caminarse por las paredes con él!

Zapatillas adidas con suelas continental–una asociación que rompe récords

Después de años de probar diversos compuestos de caucho natural y sintético, respaldados por maratones de investigación, sprints de desarrollo y competiciones de pruebas, nuestros ingenieros finalmente encontraron una fórmula ganadora. Las suelas resultantes ofrecen un 30 por ciento más de tracción y ahora se aplican a más de 250 modelos de adidas diferentes. Quince años después, se han vendido más de 60 millones de pares de zapatillas adidas-Continental y la asociación ha logrado numerosos récords mundiales de atletismo y medallas olímpicas.

La experiencia en caucho de Continental, basada en más de un siglo de fabricación de neumáticos, se aplica a las suelas de los zapatos.

Pero solo acabamos de empezar. La forma en que fabricamos, usamos y reutilizamos el caucho evoluciona continuamente. Nuevos compuestos de caucho, tecnologías y una creciente orientación hacia la sostenibilidad están creando procesos y productos nuevos y perfeccionados. Además de mejorar continuamente el agarre de nuestras suelas de goma, siempre buscamos optimizar la resistencia a la abrasión del material y encontrar nuevas formas de adaptar la pisada al calzado y a su uso. Tenemos por delante muchos años más de investigación, innovación y de batir récords juntos.